Un siglo después ASCASO cambia el corazón de la cafetera espresso

100 años, 10 décadas, un siglo, ¡como quieras medirlo! Lo que importa es que este es el cumpleaños de la creación de la primera cafetera espresso y, desde entonces, el corazón de las máquinas de café siguen fabricándose con los mismos materiales. ¡Sí, 100 años!

Por supuesto durante este tiempo ha habido una importante evolución en cuanto a los materiales exteriores, el diseño, la tecnología y dispositivos electrónicos que facilitan y mejoran la extracción del café. Sin embargo, el corazón de la máquina sigue intacto desde entonces. El cobre y el latón aún son los elementos principales de las máquinas cafeteras. Sus características técnicas indican que la resistencia mecánica, la estabilidad térmica, la adherencia de cal en los componentes y la eficiencia energética no son las ideales.

Así que, ¿por qué no buscar lo más ideal?

Es por eso que ingenieros pertenecientes al equipo técnico de ascaso se han dedicado por más de cuatro años a alcanzar lo más óptimo para el corazón de las máquinas de café. ¡Querían evolucionar y cambiar 100 años de historia! Y es que sabían que había diferentes y mejores opciones a su alcance.

Así, desde su fábrica ubicada en Barcelona, han promovido un cambio: 100 años después crearon la primera máquina de café sin materiales del siglo pasado, usando 100% acero inoxidable: la gran Big Dream.

Precisamente, el año pasado la Big Dream recibió el premio “Mejor Producto Nuevo” siendo elegida como la mejor máquina de café en el Campeonato Mundial de Barismo en Ámsterdam, Alemania.  

Una de las mejores invenciones humanas

El acero inoxidable es usado en diferentes industrias, entre ellas, la médica, la alimentaria, la aeronáutica y la farmacéutica. Además, también se implementa en los conductos de agua potable y, ahora, ¡en la fabricación de máquinas de café espresso!

Es así como Ascaso ha conseguido un producto único y óptimo. Sin duda, es la respuesta definitiva a todos los problemas planteados por su equipo técnico.

Basado en: ascaso.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *